Uchpa / Imagen cedida por la banda

Uchpa: “Hay gente que no sabe quechua pero escucha nuestra música“

Uchpa es una banda peruana única en su especie: hacen rock y blues en quechua. Uchpa es espectáculo: melenas largas, desgarre, decibelios al límite, tradición andina, danza de tijeras, fusión instrumental. Desde 1993, que nació el proyecto, luchan por difundir el rock en Perú y por mantener el quechua, lengua originaria en el país. Ahora, después de varios años, planean sacar un nuevo disco con el que pretenden dar el salto a Europa. Freddy Ortiz (vocalista) y Marcos Maizel (primera guitarra) nos abren en Lima las puertas de su mundo. Y nos cuentan Uchpa, sin miedo a las palabras, sin composturas.

Antes de entrar, ya en Pueblo Libre, el barrio donde habíamos quedado, un hombre con unas dosis de más nos barre el paso y nos balbucea algo en inglés. Hasta que descubre que somos españoles. Entonces dice que es vasco, aunque sea mentira. Entonces nos pide un cigarrillo y unos soles. Entonces llegan Freddy y Marcos, altos, con paso firme, y con una mirada fulminante se despiden del hombre con unas dosis de más. Nos saludan y se disculpan por las molestias que nos podía haber causado. Y entramos a la casa. Ocupamos los sofás. Ellos uno, nosotros otro. Y ante la mirada rota de una muñeca gigante sentada en un sillón, empezamos a conversar.

 

Uchpa, ‘ceniza’ en quechua

 

Uchpa no solo reivindica el rock y el blues, sino también el quechua.

Sí, se arma algo bien locazo. Tenemos la suerte de que Freddy es quechuahablante y fusionamos eso con un violín andino, guitarras y con danza de tijeras. Así de forma natural nace Uchpa, un proyecto que vamos mejorando con los años. Todo ha sido un proceso.

¿Y en otros países donde también hay quechuahablantes, como por ejemplo Bolivia, tiene éxito Uchpa?

En Bolivia muy bien, siempre hay un gran feeling. Además encajamos en muchos géneros: rock, heavy, folclor…

¿Y en los conciertos el público canta incluso sin saber quechua?

Sí. Pasa como con el inglés. La mayoría en el Perú no sabemos inglés pero escuchamos rock en inglés. Es el mismo efecto. Hay mucha gente que no sabe quechua pero escucha nuestra música. A veces alguno ni siquiera sabe qué idioma es. Dicen, “¿qué es, inglés?”

Tenéis un reel (una presentación promocional) en Youtube y en él contáis que habrá un tema en el nuevo disco en el que Freddy enseña a contar del 1 al 10 en quechua.

Sí, queremos que Uchpa sea algo didáctico. Ya estamos alucinando el vídeo. Freddy dice que es el profesor y entra con una pizarrita diciendo “niños, repitan conmigo: huk, iskay, kinsa, tawa…” No pretendemos que hablen en quechua, pero que se mantenga nuestra lengua. Lo hacemos de corazón.

En Bolivia, por ejemplo, el gobierno de Evo Morales ha implementado que en las escuelas se estudien las lenguas originarias. Dependiendo de la zona es quechua, aymara o guaraní.

Eso está bien. Nosotros intentamos preservar el idioma. Y tenemos buenas noticias con el nuevo disco. El Ministerio de Educación le va a poner un sello como autorización para enseñar quechua mediante las canciones. En la Universidad de Lima también están enseñando algunas canciones nuestras en quechua.

 

Freddy durante la entrevista
Freddy durante la entrevista en Lima

 

Uchpa en escena

 

Una parte muy fuerte de vuestra identidad es vuestra puesta en escena: la vestimenta y la danza de las tijeras.

Esa es la más loca de las danzas. Durante la época de la colonización los únicos que se sublevaron fueron los danzantes. A ellos la Iglesia Católica los catalogó como “satanases”. Aún hoy cuando hay festividades en la sierra todos están relacionados con la iglesia, menos los danzantes. Están lejos porque no les permiten acercarse.

¿Cómo se os ocurrió que podían encajar con vosotros?

Creo que es una buena fusión la del rock con la danza. Ambos somos de la sierra y defendemos de alguna forma lo nuestro, la tradición.

¿Ellos también viajan con vosotros a los conciertos?

Claro. La puesta en escena es bien bacán. Por un lado está la escena rock, con batería, bajo, guitarra y voz, y luego la parte andina: el violín, el cuerno de toro (Waqra puku) y el danzante de tijeras. Algunas veces hemos salido con diez danzantes, pero lo mejor es cuando salen tres bailando al unísono.

Contadnos más sobre la danza de tijeras.

La danza de tijeras comprende la parte central-sur del Perú. Pero como toda nuestra historia está basada en las broncas (pre incas, incas, chancas, los ayacuchanos…) los danzantes de tijeras también están divididos por regiones. Y cada uno lleva su locura particular. El danzante ayacuchano se rige mucho más por el feeling. Y ese es el que encajó con nuestro rock. Aunque a veces ha habido problemas. Ellos dicen “por qué tengo que hacer esto, si yo soy bailarín”. Porque el origen de la danza de tijeras es una competencia. Uno baila y luego el otro debe de hacer algo mejor. Es una batalla. Por eso es difícil que a veces se pongan de acuerdo.

¿Así que para ellos también fue un reto tener que bailar al unísono?

Sí, claro. Me gusta su desempeño. Al principio les costó aceptar ese cambio. Pero es algo muy bonito porque esto no se ve. No importa de la zona que sea, esa coreografía al unísono no se ve.

Una de vuestras canciones más conocidas es “Por las puras (Cerveza)”. ¿Sobre qué habla?

Habla de un muchacho que está enamorado de una chica, pero los padres de ella no lo aceptan, hasta le sueltan al perro para que lo muerda. Al final solo le queda la cerveza. Y se emborracha. Esa canción la hemos versionado de Los Campesinos.

La cerveza, en la zona andina, juega un papel importante, ¿no?

(Ríen) Somos unos borrachos, sí.

 

Marcos y Freddy de Uchpa en concierto / Foto de Lukas Issac cedida por la banda
Marcos y Freddy de Uchpa en concierto / Fotografía de Lukas Issac cedida por la banda

 

Rock en Perú

 

Vosotros afirmáis que Perú no tiene historia de rock.

Mucho hablan de la historia del rock pero acá no la hay. Perú no es rockero. Es cumbia, salsa, balada. Además es un país que margina a su propio paisano.

¿Fuera de la sierra también?

Con más razón. El limeño a veces se cree más y rechaza su pasado. Un serrano ningunea a otro serrano. Aunque culturalmente el término limeño ya casi ni existe, somos casi todos inmigrantes. El Perú es una fusión total. El limeño va a Los Andes y tiene una actitud pésima, a pesar de tener ahí sus raíces, incluso tienen apellidos de la sierra. Kuspicanchi, por ejemplo.

Es curioso, porque el lugar donde hay más quechuahablantes del Perú es en Lima.

En el Perú falta mucho por hacer por la cultura, por la educación. El pasado andino, el entender la historia vale mucho más que el hecho de ser limeño o no. En Lima hay rock porque somos un país centralizado y todas las bandas acaban viniendo acá, como nosotros. Pero hay muy poca gente que haga R&B. Yo (Marcos) empecé a tocar R&B porque no tengo un ídolo peruano.

¿Entonces no tienes una influencia directa?

Ninguna. Es la verdad, ninguna banda me parece que tenga huevos, que tenga trayectoria y su música me parece una mierda. Cuando digo esto los periodistas dicen “mira, mejor a este huevón no lo entrevistamos”. En Argentina está Spinetta, Charly García… tienen una historia de rock, pero en Perú… Sigo soñando con que Uchpa sea una influencia para nuevas bandas. Yo noto que los muchachos que tocan folclor ya le meten batería y bajo a nuestro estilo.

¿Crees que ya sois una influencia?

Sí, tanto en el folclor como en la gente que escucha rock. Antes el folclor era mucho más tradicional. Me da satisfacción que me digan que a raíz de nosotros empezaron a escuchar rock y que ahora tienen su banda. Es como que ponemos la semilla para que ellos investiguen. Varios profesores de universidad ya están agarrando canciones de Uchpa.

Decíais antes que Perú es cumbia. ¿Cómo veis el panorama en este género que triunfa tanto hoy?

Ahora está de moda en Lima que algunos pitucos (pijos) de Barranco, Miraflores o La Molina toquen cumbia. Qué lindo. Pero ese pata de la selva, o andino, que hace su cumbia, su chicha, y toca mucho mejor, no gusta porque es feo y viejo. La música se está plastificando mucho y lo que me asusta es que sale la cumbia de Perú al mundo y en Europa hay mucha de esta gente pituca (pija) vendiendo su cumbia. Y lo que me molesta más es que ellos solo hacen covers, no tienen temas propios. Y eso sí que lo auspicia el Ministerio de Cultura. Mientras que los originales, los de la selva o Los Andes, están pobres, no tienen idea de hacer empresa. Por ejemplo, Juaneco y su combo, Los Mirlos, Los Destellos…. Bareto está sacando mucha plata con la canción “Mujer hilandera”, que es de Juaneco. Esos jóvenes muchas veces ni siquiera saben que están tocando temas de los setenta. Esta es la historia de la música del Perú.

 

Futuro: objetivo Europa

 

Ahora, después de un largo silencio, vais a sacar un nuevo disco. Contadnos.

Sí, y el objetivo es empezar a girar por Europa, donde creo que valoran más lo que hacemos. En general, fuera del Perú se valora mucho. Cuando fuimos a México nos dimos cuenta, aunque me dé pena decirlo. Están abiertos a nuevas propuestas. Queremos dar el paso hacia el extranjero porque aquí en Perú ya hemos tocado techo. Y no vamos a comercializar Uchpa para que guste a la gente. Estamos soñando con masterizar el disco fuera porque hay mejores máquinas y le da una mejor calidad. Con las máquinas de Perú no llegamos al estándar de afuera. Por lo menos debemos hacerlo en Argentina o en Colombia.

¿Cómo valoráis vuestra trayectoria?

Si me pongo a pensar en frío digo “¿qué hago haciendo rock en Perú?” Es algo pasional y poco más. Ahora, como os decíamos, estamos soñando en hacer giras por Europa. Y estamos apuntando alto porque no queremos ir de cualquier manera a Europa. No queremos hacer conciertos amateurs ni queremos vender nuestro proyecto en los parques porque lo vamos a malograr.

¿Qué otros proyectos tenéis en mente?

Sobre todo soñamos con viajar.

¿Creéis que ganando reconocimiento en Europa vais a ganar reconocimiento en Perú?

Claro. Si esto le pasa a un español que se va a Estados Unidos y triunfa y luego en España lo adoran. Imagínate en Perú. Te valoran y dicen “este es de los nuestros”. O si una autoridad europea nos felicitara por hacer música en nuestro idioma, acá en Perú daría que hablar bastante.

¿Cómo vais a hacer para proyectaros hacia Europa?

Para empezar tenemos el reel en castellano y en inglés subido en Youtube que estamos trabajando con el objetivo de mandar a festivales en Europa. Hay escenas que forman parte del nuevo videoclip que aún no ha salido. Nos estamos presentando a un show case (una muestra corta) y así lo seguiremos haciendo hasta ganarlo. Creo que en Europa hay locos que quieren siempre cosas nuevas, lo alternativo. Hay muchos festivales acústicos o de pop en los que Uchpa no entra, claro. Pero hay otros de rock en los que sí. Tenemos ahí un mercado. La cosa es cómo llegar y cómo llegar bien. Intentaremos, intentaremos, hasta que le gustemos a alguien. Siempre visualizando en grande, para obtener resultados grandes.

 

Deja un comentario